EL ROMÀNICO DE LA VALL DE BOÍ

pantocr_torDurante los siglos XI y XII, en el Valle de Boí se vivió una importante actividad constructora y artística. Grupos de picapedreros, maestros pintores y talleres de artesanos levantaron, decoraron y mueblaron un conjunto de iglesias románicas excepcionales: Sant Climent de Taüll y Santa María de Taüll, Sant Joan de Boí, Santa Eulalia de Erill la Vall, Sant Feliu de Barruera, La Nativitat y Sant Quirc de Durro, Santa María de Cardet y la Assumpció de Coll. Ocho iglesias y una ermita declaradas Patrimonio Mundial por la UNESCO.

Construidas bajo la influencia del románico lombardo, las iglesias del Valle de Boí son edificios funcionales, de una o tres naves que se levantan con pequeños sillares de granito y se cubren con estructuras de madera o bóvedas de cañón. Por encima de todo destacan los campanarios: esbeltas torres de planta cuadrada que cumplían una función de comunicación y vigilancia del territorio. Frisos de dientes de sierra, bandas lombardas y arquetes ciegos decoran rítmicamente los exteriores de los ábsides y los campanarios.

En el interior de las iglesias los conjuntos de pintura mural, los descendimientos de la cruz, las tallas y los frontales de altar llenaban los espacios de imágenes destinadas a revelar los valores espirituales de la sociedad medieval.

Hoy, gran parte de estos bienes muebles se conservan en Barcelona, en el Museo Nacional de Arte de Catalunya, pero es en el Valle de Boí en el sitio para el cual fueron creadas, donde las copias de estas imágenes nos transmiten todo su sentido y nos permiten entender su función original.

Actualmente este conjunto se gestiona desde el Centro del Románico del Valle de Boí. La apertura al público de las iglesias, la edición del material informativo y las visitas guiadas que se ofrecen desde el centro son el mejor medio para conocer este rico patrimonio.Boi_Mapa

 

Para más información:

Centre del Romànic de La Vall de Boí

Tel: 973 69 67 15

www.centreromanic.com